Noticias

Beneficios carne de pavo

Pavo: beneficios y características nutricionales

Aunque para muchos el consumo de la carne de pavo está asociado a las festividades navideñas, es un alimento que gana cada vez más peso en nuestra lista de la compra durante todo el año. Se trata de una carne muy saludable, fuente de proteínas que ayudan a tu cuerpo a reparar y producir nuevas células y defender tu organismo contra infecciones o patógenos, vitaminas (B1, B3, B5, B6, B12 y el ácido fólico) y minerales como el fósforo, hierro, potasio o zinc.

Es un alimento sano, rico y con muchos beneficios para nuestro organismo.

Te mostramos algunos de ellos:

  • Ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares: el consumo de grasas saturadas aumenta la producción de LDL en el hígado y produce un gran riesgo de sufrir enfermedades del corazón. La carne de pavo contiene poca grasa saturada y sobre todo si eliminamos la piel a la hora de consumirlo.
  • Mejora la salud de la piel: contiene bastante agua por lo que nos ayuda a estar hidratados y, como consecuencia, a tener mejor la piel.
  • Amplia tu energía: sus vitaminas son excelentes para la producción de energía de larga duración.
  • Estimula el sistema inmunológico
  • Mejora el estado de ánimo: estudios recientes demuestran que el pavo tiene un efecto positivo en el estado de ánimo, ya que el triptófano (aminoácido en la nutrición humana), aumenta la producción de serotonina en el cerebro, lo que contribuye a una sensación de bienestar y tranquilidad.
  • Te ayuda a perder peso: debido a su baja cantidad de grasa -siempre y cuando retiremos la piel-, y a que contiene aminoácidos que ayudan a sentirse más llenos después de las comidas, es una buena opción para aquellas personas que necesitan bajar de peso.
  • Mantiene la salud de músculos, uñas y cabello: el pavo contiene proteínas que ayudan en la construcción de los músculos y función metabólica.

¿Cómo preparar las diferentes partes del pavo?

Exceptuando en fechas como Navidad, Acción de Gracias, etc, en las que el pavo se cocina entero, te recomendamos que lo prepares por piezas ya que cada una tiene un tiempo de cocinado y jugosidad diferentes. Estas son las más comunes:

Pechuga: Puedes comprarlas enteras, cortadas a la mitad o en taquitos. Para muchos, es la carne más seca, al igual que en el pollo. Te recomendamos que innoves y en vez de hacerlas a la plancha, te proponemos otras dos opciones: pechuga fileteada al horno, con el aderezo o jugo que tu quieras o pechuga entera rellena por ejemplo de una guarnición de verduras.

Ala: igualmente puedes comprarlas enteras o cortadas: puedes adobarlas y asarlas al horno o hacerlas a la plancha. Es una parte del pavo jugosa y deliciosa. Además, tienes la opción de acompañarlas de alguna salsa barbacoa, pero te recomendamos que sea casera y la hagas tú con productos naturales.

Cuartos traseros: muslos y contramuslos. Quizás es la parte más sabrosa a la hora de cocinar. Tienes infinidad de formas de hacerlo, pero normalmente se hacen fritos o se utilizan para arroces por su sabor y jugosidad.

Cuello y carcasa: Normalmente, estas partes se utilizan para preparar fumes o caldos.

Nuestro pavo de Coren se cría de modo tradicional, en pequeñas granjas de Galicia donde disfrutan del máximo bienestar y reciben una alimentación a base de cereales completamente natural.

Te invitamos a descubrir en tu cocina que la carne de pavo no solo es muy sana, sino que también resulta exquisita en multitud de preparaciones.

¡Sigue nuestras recetas de pavo para inspirarte!