Noticias

Pollo marinado - Cómo sazonar la carne

Cómo sazonar la carne

El adobo se utiliza desde antaño para dar sabor a las carnes, conservarlas y conferirles otros matices de gusto y textura. El adobo básico se realiza con aceite, vinagre y sal, pero las posibilidades son infinitas según el tipo de carne. Para ayudarte a conseguir las mejores combinaciones hemos recopilado distintos adobos caseros para saber cómo adobar distintos tipos carne en diferentes preparaciones: para asar, a la parrilla, al horno…

Adobo para carnes rojas

Con orégano, pimiento rojo, cebolla, ajo, agua, aceite, vinagre y sal, se puede preparar un adobo perfecto para carnes a la parrilla y al horno. Para ello, es necesario picar la mitad de un pimiento rojo y la mitad de una cebolla en cuadraditos muy pequeños. Se añaden tres dientes de ajo, se machaca todo y se mezcla con bastante orégano. A continuación, se añade aceite, agua y vinagre con la siguiente proporción: por cada dos cucharadas soperas de la mezcla de especias, se vierten tres de aceite, una de vinagre y una y media de agua. Se agrega sal al gusto y se vierte sobre la pieza de carne para introducir en la nevera. Transcurrida una hora, se escurre la carne y se saltea. Se puede utilizar la mezcla restante para ir “pintando” la carne a medida que se cocina.

Otra opción más picante se puede preparar con una cucharadita rasa de pimentón dulce, una cucharadita rasa de orégano, una cucharadita y media de cayena molida, una cucharadita de pimienta negra, 50 ml. de vino blanco, 20 ml. de vinagre, 2 dientes de ajo picados, una cebolla pequeña picada (opcional) y sal. Para su elaboración, basta con mezclar las especias en un bol, añadir el vino blanco, el vinagre, el ajo y la cebolla y sal al gusto. Se deja reposar en la nevera unos 20 minutos y pasado ese tiempo, se añade a la carne y se deja que se impregne bien durante unas tres horas en la nevera.

Adobo de finas hierbas para lomo o pechugas

El adobo de finas hierbas es ideal para filetes de lomo de cerdo, pechugas de pollo y filetes de pavo. Para unos 8 filetes, se necesitan dos dientes de ajo, una cucharadita rasa de eneldo, una cucharadita rasa de tomillo, una cucharadita rasa de perejil, una cucharadita rasa de estragón, dos hojas de laurel, sal y aceite de oliva.

Para su preparación, se mezclan las especies en un bol y se cubren con aceite de oliva. Se añaden los dos dientes de ajo pelados y enteros y las hojas de laurel. A continuación, se deja reposar en la nevera durante, al menos, tres horas. Pasado ese tiempo, se colocan en una bandeja los filetes de carne y se vierte la mezcla, removiendo para que la carne se impregne bien y se deja reposar de nuevo en la nevera durante un par de horas más, antes de cocinar.

 Adobo para pollo

Uno de los adobos más famosos es el criollo o chimichurri, que se elabora con orégano, pimentón dulce, ajo, guindilla, hojas de laurel, sal, pimienta negra, aceite y vinagre. Para hacer este adobo es necesario triturar una hoja de laurel, picar tres dientes de ajo y mezclar los ingredientes con las siguientes proporciones: una cucharada de orégano, una cucharita de sal, otra de pimentón dulce y media cucharita de guindilla molida. Se añade la hoja de laurel triturada y los dientes de ajo bien picados. Se agrega 100 ml de aceite y 20 ml de vinagre de vino y se mezcla bien. Es necesario dejar reposar durante dos horas, como mínimo, en la nevera.

Con esta mezcla se puede untar el pollo antes de su cocción y durante la misma. Vale también para la carne de ternera y además se puede servir en la mesa, junto a otras salsas, para que cada comensal condimente a su gusto.

Adobo exótico para chuletas

Con ajo, limón, curry, pimentón, pimienta negra, aceite y sal, se puede dar un toque exótico a las chuletas. Para ello, se machacan dos dientes de ajo en un mortero y se añade 200 ml de aceite de oliva. Se verte esa mezcla en un recipiente al que se agrega también el zumo de dos limones, más el curry, el pimentón, la sal y la pimienta (al gusto). Se añade el adobo a las chuletas se dejan marinar durante una hora. Pasado ese tiempo, se escurren y se cocinan en la parrilla o en el horno.

Adobo para alitas de pollo

Para su elaboración es necesario, una cucharadita y media de pimentón dulce, una cucharadita rasa de comino, una cucharadita rasa de curry en polvo, unos 30 ml de vino blanco, aceite de oliva y sal.

En un bol, se ponen las alitas de pollo y se saltean. A continuación se añade el pimentón, el comino y el curry. Se mezcla bien y se añade el vino blanco y un chorrito de aceite y se dejan reposar las alitas en la nevera como mínimo tres horas.

Todas las carnes deben dejarse en adobo tapadas en la nevera con un film y nunca a temperatura ambiente y es importante planificar con antelación el menú para que haya suficiente tiempo de que se absorben los sabores. Si por el contrario, no dispones del tiempo suficiente, Coren te lo pone fácil con su gama de productos ya marinados como la pechuga de pollo a las finas hierbas que puedes encontrar en tu establecimiento habitual.