Noticias

_mg_4787

El huevo, un alimento de lo más completo

El huevo es uno de los alimentos más completos, esencial por su alto valor nutritivo. Aunque en los últimos años se había asociado el consumo de huevos con el colesterol, lo cierto es que el consumo de un huevo diario es compatible con una dieta cardiosaludable.

Os despejamos algunas de las dudas acerca del huevo que seguro os han surgido en más de una ocasión.

¿Cuántos huevos se recomienda comer a la semana?

Teniendo en cuenta la pauta de tomar 2/3 raciones/día entre carnes, pescados y huevos, para un niño, persona de tamaño pequeño o mediano, o inactiva, podría ser conveniente un consumo de 3-4 huevos/semana, mientras que una persona corpulenta o físicamente activa, podría consumir hasta 7 huevos/semana.

¿El huevo engorda?

No, un huevo de tamaño medio aporta solo 71 Kcal. Y una cantidad muy elevada de nutrientes. Unido a su efecto saciante, hace que el huevo sea un alimento útil en el control de peso. El poder saciante del huevo hace que nos sintamos llenos después de una comida en la que se ha incluido, lo que contribuye a evitar una ingesta calórica excesiva.

¿Es digestivo el huevo?

La mayor o menor facilidad para digerir el huevo depende muchas veces de su preparación. El huevo cocido se digiere mejor que el frito, ya que no lleva grasas añadidas en su preparación. El huevo se puede consumir en numerosas recetas que se ajustan a las preferencias de cada uno y permiten incluirlo en cualquier comida.

¿Es mejor el huevo blanco que el moreno?

No hay diferencias nutricionales entre huevos blancos o morenos. El color del huevo viene determinado únicamente por la raza de la gallina que lo ha puesto y no tiene nada que ver con su calidad, valor nutritivo o sabor.

_mg_4769

¿Cómo debe conservarse un huevo?

Un huevo se conserva fresco y comestible al menos durante cuatro semanas después de la fecha de puesta pero es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura. Podéis comprobar que en el supermercado están sin refrigeración, para mantenerlos a temperatura constante hasta llegar al hogar. Tras la compra, debemos mantenerlos en el frigorífico, evitando que puedan absorber olores o sabores de otros alimentos. Es importante sacarlos justo antes de su uso y solo aquella cantidad que se vaya a consumir. Evitar cambios bruscos de temperatura ayuda a mantener la frescura del huevo. No es aconsejable lavar los huevos para volverlos a almacenar en el frigorífico, ya que se destruiría la película natural que lo protege y evita la entrada de microorganismos patógenos. Solo se recomienda lavarlos si se hace inmediatamente antes de su utilización y siempre debemos desechar los huevos rotos.

¿Cómo sabemos que un huevo está fresco?

Cuando se casca un huevo fresco, se aprecian dos zonas bien definidas en la clara: una más densa y otra que le rodea más fluida, pero sin llegar a ser líquida. Tanto la yema como la clara quedan bien recogidas, sin desparramarse. Cuanto más pequeña sea la cámara de aire que existe en la parte interior de la cáscara del huevo, más fresco será el mismo. Es importante comprobar y respetar la fecha de consumo preferente. Cuando un huevo está próximo a la fecha de consumo preferente es preferible consumirlo en preparaciones en que esté bien cocinado, como por ejemplo cocido.

¿Cómo evitar la salmonelosis?

Por lo general la salmonelosis se produce debido a una manipulación incorrecta tanto del huevo como de otros alimentos. En España las gallinas están vacunadas contra Salmonella. Para evitar una posible toxiinfección, es recomendable seguir estos consejos:

– Mantén limpias las manos y utensilios de cocina.

– No separes la yema de la clara utilizando la propia cáscara del huevo.

– No casques el huevo en el borde del recipiente donde vayas a batirlo. Tampoco deposites un alimento cocinado en un recipiente con restos de huevo crudo.

– La adecuada cocción de los alimentos destruye las posibles bacterias contaminantes. Por eso es conveniente cocinar bien el huevo, como por ejemplo cuajar bien las tortillas.

– Conserva los alimentos, frescos o cocinados, en el frigorífico. Esta práctica es especialmente importante en verano.

Esperamos haberte resuelto algunas de tus dudas, acerca de este producto rico y necesario para nuestro organismo.

Si se te ha abierto el apetito, puedes consultar nuestras recetas de huevo de Corral para sorprender a tus invitados. Los huevos de Corral Coren proceden de gallinas criadas con salida libre a los campos gallegos y alimentadas a base de maíz, lo que les da su característico color amarillo intenso.

También te animamos a que te suscribas a nuestra newsletter para recibir promociones, novedades, etc.

Fuente: Organización interprofesional del huevo y sus productos.