Noticias

Grasas saludables o grasas buenas

Grasas saludables que debes incluir en tu dieta habitual

Estamos acostumbrados a asociar las grasas a una mala salud o a algún tipo de nutriente nocivo para nuestro organismo, pero la realidad es otra. Eliminar las grasas en su totalidad de nuestra dieta no es algo recomendable. Las grasas son un nutriente esencial para nuestro organismo al igual que las proteínas o los hidratos de carbono:
  • Son una fuente de energía o combustible.
  • Ayudan al cuerpo a procesar correctamente las vitaminas A, D, E y K.
  • Aportan ácidos grasos esenciales para el crecimiento, sobre todo a los niños.
  • Estimulan el sistema inmunológico, pues nos protegen de bacterias o células infectadas que comúnmente conducen a resfriados o gripes.
Lo importante es conocer cuáles son las grasas que debemos consumir y que son favorables para nuestra salud.

¿Cuáles son las grasas saludables?

Las grasas saludables o grasas buenas son aquellas que se encuentran sin transformar ni procesar, de modo que nuestro organismo puede transformarlas y aprovecharlas según sus necesidades. Estas grasas, que se llaman insaturadas, las encontramos en productos de origen vegetal como, por ejemplo, el aceite de oliva o en el pescado en el cual que se encuentra en forma de Omega3. Podemos dividirlas en grasas monoinsaturadas que se encuentran alimentos como frutos secos, semillas, aceite de oliva, canola, girasol, etc; y las grasas poliinsaturadas como los aceites de lino, granos de maíz, aceites de soja, margarinas, mariscos y pescados. Grasas saludables. Salmón. Además de estos productos, estas grasas también podemos encontrarlas en otros productos como: el aceite de linaza, aceite de maíz, aceite de sésamo, frutos secos, frutas como el aguacate, mariscos, etc. Algo importante a tener en cuenta es que cuando cocinamos alguno de estos alimentos, destruimos gran parte de la eficiencia que tienen sus grasas, por lo que si se pueden comer en crudo, mejor que mejor.

¿Qué son las grasas saturadas?

Estas grasas también son necesarias para nuestro organismo, pero con precaución. Se encuentran en alimentos de origen animal como algunas carnes, embutidos, leche y sus derivados (queso, helados), etc. Un exceso con este tipo de grasas puede llegar a elevar nuestro colesterol malo en la sangre y, por lo tanto, aumentar los riesgos de padecer alguna enfermedad de corazón o una afección cerebrovascular, por lo no debemos abusar.

¿Qué son las grasas “trans”?

Es un tipo de grasa que se obtiene al procesar los aceites vegetales convirtiéndolos en grasas sólidas. Su abuso es perjudicial para el organismo, porque elevan el colesterol malo en sangre. Algunas de las comidas y productos procesados ricos en grasas trans son los siguientes:
  • Bollería
  • Patatas fritas
  • Comida rápida
  • Salsas
  • Comidas congeladas como las pizzas
  • Sopas instantáneas, etc
Una buena dieta para controlar y rebajar los niveles de colesterol, y así preservar la salud debe de incluir cereales integrales, frutas y verduras, lácteos desgrasados, frutos secos y semillas, aceites vegetales no refinados, como el aceite de oliva virgen extra, legumbres, pescados sin grasa y cortes de carne magros, preferiblemente carnes blancas, como el pollo de corral o el pavo. Tanto el pescado o la carne deben de cocinarse al horno, o a la plancha, para evitar las grasas saturadas. No todas las grasas son malas. Todos podemos darnos un capricho de vez en cuando, pero para nuestra alimentación diaria debemos hacer una correcta elección de los tipos y cantidades de grasa que necesita nuestro cuerpo.