Noticias

_mg_4836

La alimentación atlántica para nuestra salud cardiovascular

Seguro que todos habéis oído hablar de la dieta mediterránea, pero ¿conocéis la dieta atlántica? La dieta atlántica se basa en los productos del mar y de la tierra propios de las regiones bañadas por el Atlántico. Se considera muy equilibrada y saludable e incluye todos los grupos alimenticios necesarios, además de unos platos exquisitos. Os contamos las principales características y beneficios en los que se basa esta dieta. 1)Consumo habitual de pescados y mariscos: se recomienda su consumo entre 3 y 4 veces por semana. Se considera un elemento básico de la alimentación atlántica. Es rico en proteínas de alto valor nutritivo y una fuente muy valiosa de grasas “cardiosaludables” como el Omega 3. Además, contiene una alta presencia de minerales y oligoelementos (yodo, hierro, magnesio..) y por último, es rico en vitaminas esenciales para nuestro organismo. fish-2230852 2)También se da un alto consumo de frutas y hortalizas: Contienen nutrientes esenciales para el organismo, tienen un alto contenido en fibra, vitaminas, minerales, agua y sustancias antioxidantes; no tienen colesterol y aportan muy pocas calorías. vegetables-752153 Consumir 5 raciones de fruta y verdura al día nos ayuda a prevenir también enfermedades cardiovasculares. 3)Consumir legumbres, patatas y cereales: Os aconsejamos que las patatas las consumáis cocidas y el pan mejor si puede ser integral, aportando así a nuestra dieta hidratos complejos y fibra, y ayudando a favorecer nuestro tránsito intestinal. corn-syrup-563796 4)Uso del aceite de oliva como principal grasa saludable para condimentar y aliñar las comidas a la hora de cocinar. olive-oil-968657 5)Los lácteos también tienen un protagonismo especial en la dieta atlántica y se recomienda su ingesta diaria. Pueden ser frescos -leche- o derivados lácteos -yogures, quesos o requesones-. Nos aportan proteínas de alto valor biológico, minerales y mejoran el equilibrio de nuestra microflora intestinal. yogurt-1442034 6) Se recomienda consumir carnes magras como el pollo o el pavo por su bajo valor en grasa, y formando parte de platos a base de verduras y cereales. _mg_6872 7) Ingesta abundante de líquidos, sobre todo agua como bebida principal. Podemos optar también por una copa de vino siempre acompañada con las comidas. 8) Realizar actividad física todos los días. Los expertos recomiendan al menos caminar 30 minutos al día. Esto es tan importante como comer adecuadamente. La única contraindicación que tiene esta dieta es el marisco (crustáceos) para aquellas personas que tengan el colesterol alto, pues deben controlar su consumo. Te animamos a que sigas esta dieta por muchas razones: es una dieta sana, antienvejecimiento y aporta a tu organismo vitaminas, proteínas y minerales; en definitiva, salud.