Noticias

mantente en forma en la oficina

Manténte en forma desde la oficina

Tener que comer a diario en la oficina se ha convertido para muchos en una pesadilla. Cuando tenemos que pensar en los menús de tupper, la imaginación no suele acompañarnos y muchas veces terminamos comiendo siempre lo mismo o algo rápido en el bar de al lado.

Comer en el trabajo no tiene por qué ser sinónimo de comer rápido o mal. Te enseñamos como comer saludable y como disfrutar de una comida semanal “de diez” sin salir de la oficina y sin gastar de más.

Lo primero que te recomendamos es que prepares o pienses una selección de alimentos fáciles y sanos para mezclar o combinar entre sí: arroz, pasta, verduras, legumbres, carnes y pescados, por ejemplo.

También es importante el tipo de tupper que vas a utilizar. Para la gente que come en la oficina es la vajilla que más usa, por lo que es muy importante el material que utilices (lo usas para reservar la comida, transportarla y comer en él en muchas ocasiones). Los tuppers de plástico se pueden usar perfectamente siempre y cuando estén homologados, pero si tenéis tuppers de cristal, mucho mejor, sobre todo a la hora de conservar y calentar la comida.

Si no quieres cocinar todos los días, toma nota de como planificar los menús de toda la semana para que luego puedas almacenar y congelar la comida en raciones individuales:

Pasta con vegetales

Puedes optar por una ensalada de pasta en frío y hacer un par de raciones para conservar en la nevera y poder repetir cualquier día de la semana, o decantarte por un pisto de verduras (pimiento rojo, verde, calabacín, zanahoria y puerro) y congelar dos o tres raciones más para que, cuando cocines, lo único que tengas que hacer es hervir la pasta y mezclarla con las verduras. Este plato es una opción perfecta para comer sano y no llenarte demasiado si por la tarde te espera una jornada larga.

Carne o pescado a la plancha con verduras o ensalada

Un plato de lo más sencillo, eso sí, para hacer en el propio día si quieres que la carne se conserve tierna.Puedes optar por unas pechugas de pollo o pavo o unos filetes de cerdo o ternera en el caso de la carne y de pescado, tienes infinidad de opciones. La carne o el pescado a la plancha es muy fácil de preparar, muy nutritiva y acompañándolo con vegetales le darás el toque perfecto.

comidas para llevar a la oficina

Sándwiches o bocadillos

Puedes hacer un par de sándwiches completos o un buen bocadillo para uno de los días de la semana. Son rápido, sanos y muy sencillos de preparar.

Te proponemos alguna opción:

-Sándwich o bocadillo frío vegetal: lechuga, maíz, atún, jamón cocido, tomate picado y mahonesa (opcional).

-Sándwich o bocadillo del tiempo: tomate, lechuga, pepino y crema de queso.

-Sándwich o bocadillo con embutido: preferiblemente jamón serrano.

Además puedes hacerlos con pan integra, pan de pita… tienes infinidad de opciones.Como excepción y sin abusar, puedes acompañar tu sándwich o bocadillo con chips.

comer sano en la oficina

Ensaladas

El mundo de las ensaladas es inmenso, pero si quieres ser un poco original, te proponemos varias opciones:

-Ensalada fría de lechuga, tomate, pollo, garbanzos, maíz, aguacate y queso fresco.

-Ensalada de lechuga, uvas rojas, queso azul, nueces y miel.

-Ensalada campera: patata cocida, huevo, tomate, cebolla, pimiento verde, atún y aceitunas negras

-Ensalada tropical: cogollos de lechuga, piña, cangrejo, aguacate y langostinos.

El aliño, lo dejamos a tu gusto.

Cremas de verduras

Tienes infinidad de opciones y en este caso, siempre puedes hacer una ración abundante y congelar parte para otros días. Es un plato delicioso y muy sencillo de preparar.

-Crema de calabacín: calabacín, patata, puerro y queso azul o quesitos. Aunque puedes añadir o variar multitud de ingredientes: zanahoria, tomate, judías…

-Crema de calabaza: calabaza, patata, puerro y zanahoria

-Crema de verduras: calabacín, puerro, zanahoria y espinacas.

Añádele siempre una pizca de sal y un chorro de aceite a la hora de hervir las verduras, luego será triturar la mezcla y listo.Si quieres que tus cremas sean contundentes, puedes añadirles un trozo de carne (pollo o ternera).

Potajes

Dependiendo del gusto, tienes la opción de hacer potajes vegetales o con carnes. Al igual que las cremas, puedes hacer 2 o 3 raciones a mayores y congelarlas para tener en sucesivas ocasiones.

Si te decantas por los potajes vegetales, puedes usar garbanzo o alubias con verduras haciendo un sofrito previo con las verduras que más te gusten, como por ejemplo, zanahorias, puerro y espinacas, bien salpimentado y finalmente añadirle los garbanzos o alubias cocidos previamente.

Si te apetece más un potaje hecho con carne, para los días que necesitas fuerzas, puedes hacer unas alubias con carne de cerdo (magro, morro, lacón, chorizo) o la parte que más te guste, o también puedes decantarte por la carne de ternera para acompañar a tus legumbres.

Es muy importante acompañar siempre todas estas comidas de un mínimo de dos piezas de fruta y no olvidarnos de la hidratación: bebe por lo menos 1,5 litros agua a diario.

También te proponemos estos consejos para, además de comer sano, mantenerte en forma en la oficina.

  • Comienza el día ejercitando y si tienes posibilidad de ir caminando al trabajo, no te lo pienses dos veces.
  • Levántate y camina por lo menos cada hora: el objetivo es moverse un par de minutos por lo que ve a recoger algo a la impresora, sal al pasillo haz algo que permita ejercitar tus piernas.
  • Bebe agua: Importante estar hidratado ante la temperatura de la oficina o el ambiente.
  • Cada media hora, descansa tu vista de la pantalla un par de minutos.
  • Piernas ejercitadas: cada hora, levanta un poco tus piernas y mantenlas durante medio minuto en alto.

Mueve el cuello de vez en cuando flexionando la cabeza hacia delante y detrás y hacia los lados.Tu cuerpo necesita ejercicio a mayores del que haces frente al ordenador por eso te recomendamos que combines una buena alimentación con mínimo media hora de ejercicio al día.

¡Te sentirás mucho mejor!