Noticias

Cómo preparar el pollo de corral y que no se seque

Tips para que el pollo no se quede seco

Cocinar un buen pollo asado no es tan sencillo como parece, no basta con meterlo en el horno y esperar. Es necesario tener en cuenta algunos tips para lograr un acabado jugoso y delicioso. En este post, repasamos los principales trucos que te ayudarán a preparar perfectas recetas de pollo de corral asado.

¿Cómo preparar la carne de pollo?

La marinada es la mejor manera de potenciar el sabor del pollo campero. Además, evita que el pollo se seque y lo hace más sabroso. Optar por los cítricos como el limón amarillo, limón verde o jugo de naranja, harán que la carne se ablande y que el pollo quede súper jugoso. Otra opción es introducir un limón cortado por la mitad en el interior con hierbas aromáticas como tomillo, romero u orégano.

Mantequilla bajo la piel del pollo

Utilizar mantequilla también es un truco muy extendido. Se ha de colocar entre la piel y la carne de las pechugas para que, al derretirse, con el calor del horno éstas queden jugosas. Para ello, tanto desde la parte trasera como desde el cuello del animal habrá que ir despegando con los dedos la piel de la carne, e introducir masajeando la mantequilla en ese espacio abierto, procurando que la piel vuelva a quedar después bien sellada. También se puede frotar mantequilla por toda la piel exterior. Otro truco es elaborar mantequilla aromatizada, que además de jugosidad, dará un extraordinario sabor a la carne. Para su elaboración basta con añadir a una buena cantidad de mantequilla a temperatura ambiente: sal, pimienta, aceite de oliva, ralladura y zumo de limón, un par de dientes de ajo machacados y perejil. Se mezcla todo con la mano y se introduce entre la piel y la carne del ave. como preparar pollo de corral sin que se seque

 ¿Es necesario bridar el pollo para asarlo?

Hornear el pollo de corral atado hace que quede más bonito, con los muslos y las alitas bien pegadas al cuerpo. Pero impide que se cocinen correctamente algunas partes, como la cara interior de los muslos. Para un acabado perfecto, se debe cocinar sin bridar permitiendo que el calor penetre de forma uniforme.

¿Cuáles son los tiempos de cocción del pollo?

Uno de los pasos más importantes que influirán en el resultado, es el punto de cocción. Para cocinarlo correctamente, se debe colocar el pollo campero sobre una rejilla con la bandeja debajo, para que de esta forma los excesos de grasa escurran. La temperatura que permite cocinar uniformemente el pollo, relativamente rápido y con un atractivo tostado de la piel, es la de 175º C. Utilizar una temperatura más alta provoca que la carne se contraiga y expulse todo el jugo. Sin embargo, a temperatura media se mantendrá toda la humedad dentro del pollo. También hay que tener en cuenta que, cuanto mayor sea la pieza a hornear, menor tiene que ser la temperatura del horno, consiguiendo así que se haga el interior y el exterior no se queme. Si se dispone de un termómetro de carne, el interior debe ser de 74 grados. En cuanto al tiempo de cocción, lo ideal es tenerlo entre 40 y 45 minutos por cada kilo de la pieza. Para un pollo de 2 kilos, sobre una hora y media, y para un pollo de 3 kilos, en torno a 2 horas y 10 minutos. Para comprobar si está hecho, se puede pinchar con un palillo, y en el momento que no salga sangre y salga jugo blanco está listo. Si no sale nada, el pollo se habrá pasado un poco. Por último, es importante dejar reposar el pollo campero, ya que naturalmente acumula jugo por dentro cuando se cocina, y para retener ese jugo es importante dejarlo reposar unos minutos después de cocinarlo y antes de cortarlo.