Noticias

consejos para una buena alimentación en otoño

Tips para una buena salud y alimentación en otoño

Con la llegada del otoño, nos preparamos para el frío pero, sobre todo, para prevenir las enfermedades. Por eso, debemos optar por una buena alimentación. Una alimentación que sea sana y rica en vitaminas, sales minerales y proteínas.

El otoño nos devuelve un poco a la normalidad tras el verano: establecemos horarios, nos marcamos metas, retomamos el ejercicio y nos prometemos llevar una dieta sana y equilibrada.

Os ofrecemos algunos consejos para que vuestra dieta diaria con alimentos de otoño sea perfecta.

Alimentación caliente pero no calórica

Que durante los días fríos debemos ingerir un mayor número de calorías para mantener el calor corporal es un mito. Lo que sí debemos hacer es ingerir alimentos y bebidas calientes, para que nos ayuden a regular la temperatura del cuerpo, sobre todo en los días más fríos. Comidas de otoño como sopas de verduras, caldos o guisos vegetales son opciones perfectas cuando baja la temperatura. Debemos comenzar a incluir los platos de cuchara abandonados en nuestra alimentación de verano.

Alimentos de otoño, alimentos de temporada

Hoy en día, casi podemos comprar cualquier alimento en todas las época del año, pero lo recomendado es consumirlos en su época. A verduras como las berenjenas, acelgas, espinacas, zanahorias o pimientos, se le suman las siguientes frutas otoñales: peras, uvas, castañas, manzanas, mandarinas o el delicioso membrillo.

Por otra parte, muy recomendados los pescados azules ricos en ácidos omega 3 o carnes magras como el pollo o el pavo. Te recomendamos que mayoritariamente las hagas a la plancha. Además, también es una época muy buena para cualquier tipo de seta o hongo.

Aumenta el consumo de legumbres y cereales

Legumbres como los garbanzos, judías o lentejas son fundamentales para esta época del año. Muy ricos para un buen cocido o potaje, pero poco recomendables para abusar cocinándolos de esta manera. Te recomendamos que también optes por potajes vegetales. En cuanto a los cereales, los más adecuados son el arroz integral, la quinoa, la avena o el trigo sarraceno. Importante también la pasta o las patatas, pero para consumir de manera más ocasional.

Añade frutos secos a tus comidas

Las nueces, almendras o avellanas (siempre naturales) nos aportan energía en el día a día, eso sí, no se debe abusar. Un puñado al día es más que suficiente. Puedes optar por comerlas en el desayuno o añadírselas a algún menú, como las ensaladas o alguna carne.

Descansar y desconectar

Es posible que, con la llegada del otoño, hayas sentido más modorra y sueño de lo habitual por el cambio de luz.Simplemente, nuestro cuerpo debe adaptarse al cambio, dormir una media de 8 horas, arroparse mejor y con una temperatura que oscile entre los 18 y 21 grados. Una vez aprendida la teoría, solo queda ponerlo en práctica y estar a tope para esta temporada.

Hidratación durante el año

Importante para eliminar las toxinas y mantenernos hidratados. Puedes combinar el agua con alguna infusión caliente. Además, las frutas y verduras, también aportan agua para tu organismo.

No a las dietas milagrosas

En este tipo de dietas (muy bajas en calorías), la pérdida de peso se produce a causa de la perdida de líquidos y masa muscular, no de grasa corporal, por lo que no mejora tu salud, sino al contrario.

Ponte en forma

Elige la hora del día que más te convenga para hacer ejercicio, introduce un plan de ejercicio, crea un hábito y haz que el deporte forma parte de tu vida y rutina diaria. Haz del ejercicio una motivación.

Nosotros ya te hemos dado la teoría, ahora solo te queda ponerlo en práctica.