El huevo, un alimento imprescindible en nuestra dieta diaria

El huevo es un alimento de gran valor nutritivo y enorme interés culinario, no solo por la enorme variedad de platos en los que puede intervenir como ingrediente, sino también por las diferentes posibilidades que ofrece en la cocina.

Igualmente, su contenido calórico es bajo y es equilibrado en grasas. Se trata de un alimento altamente recomendado para una dieta variada y equilibrada.

Aunque en los últimos años se había asociado el consumo de huevos con el colesterol, lo cierto es que el consumo de uno diario es compatible con una dieta cardiosaludable.

¿Qué nos aporta el huevo?

Te contamos algunas de las propiedades del huevo:

•Nutritivo: Es un alimento de alto valor nutritivo y, de hecho, organismos relacionados con la nutrición y la sanidad lo consideran como alimento importante para una dieta variada y equilibrada.

•Rico en vitaminas y minerales: Aporta cantidades significativas de vitaminas (A, B2, B12, D, E, entre otras) y minerales (fósforo, selenio, hierro). La acción antioxidante de algunas vitaminas ayuda a proteger nuestro organismo de diversos procesos degenerativos y de las enfermedades cardiovasculares.

•Proteínas: cantidad y calidad: Tan importante es el valor de las proteínas del huevo, que la Organización Mundial de la Salud las utiliza como patrón de referencia para determinar las cantidades proteicas de otros alimentos.

•No aportan carbohidratos: Los huevos no aportan carbohidratos, por lo que es un alimento óptimo para diabéticos. Es libre de gluten y sin lactosa.

•Su consumo es bueno en todas las etapas de la vida: niños, adultos y ancianos, por su aporte nutritivo.

•Beneficia la salud visual: El huevo -y en particular las yemas del huevo- poseen pigmentos como la luteína que ayudan a prevenir los trastornos visuales causados por la edad como, por ejemplo, las cataratas.

•Ayuda a perder peso: Comerlos en el desayuno limita la ingesta de calorías el resto del día, por lo que el resto de comidas las hará más moderadas sin necesidad de picotear entre horas.

•Un corazón sano: Son ricos en nutrientes como la colina lo que promueve la salud del corazón.

A la hora de comprar, escoge huevos de gallinas camperas o ecológicas como nuestros huevos de Corral o nuestros huevos ecológicos

Coren produce exclusivamente huevos de gallinas que se crían con salida libre al campo. Además, reciben una alimentación 100% natural a base de cereales, principalmente maíz de la mejor calidad. La alimentación con maíz da a la yema un color amarillo intenso que los diferencian de los del resto del mercado.

¿Cómo cocinarlos?

Te proponemos algunas formas rápidas, deliciosas y sanas para cocinarlos.

  • Huevos hervidos: Déjalos algunos minutos (aprox. 10 min) a fuego lento y utilízalos para una ensalada, para rellenar o para unas deliciosas tostas acompañadas de aguacate y piñones.

Cómo cocinar huevos

  • Huevos revueltos: Nosotros nos quedamos con esta deliciosa forma de prepararlos. Además, puedes acompañarlos con champiñón, espinacas, tomate, etc., y hacer un delicioso revuelto para el desayuno, por ejemplo.
  • Huevos escalfados: En este caso, los huevos están cocidos en agua, pero sacándole la cáscara. Puedes acompañarlos con una menestra de verduras, por ejemplo.
  • Huevos fritos: Puedes freírlos en aceite de oliva o con un poco de margarina vegetal. Te proponemos que los acompañes con un poco de arroz y salsa de tomate natural.

Puedes consultar alguna de nuestras deliciosas recetas con huevos de corral por si te ayudan a planificar tus menús.

La importancia de las vitaminas en nuestro organismo

Las vitaminas aportan nutrientes importantes para nuestro organismo y ayudan a prevenir enfermedades.

Los grupos de alimentos se componen principalmente por: lácteos y derivados; carne, huevos y pescado; tubérculos, legumbres y frutos secos; verduras y hortalizas; frutas; cereales, derivados y azúcares; y por último grasas, aceites y mantequilla.

Existen diversos tipos de vitaminas, pero te explicamos las más comunes y las que se encuentran en los alimentos que consumimos en nuestra alimentación diaria. Lo primero que debemos saber es que existen dos tipos de vitaminas según su solubilidad:

Vitaminas hidrosolubles: son aquellas que se disuelven en agua: todas las vitaminas del grupo B y la vitamina C.

Vitaminas liposolubles: se disuelven en grasas y aceites: vitamina A, D, E y K.

VITAMINA A

Esta vitamina ayuda a mantener un buen estado de la vista y el sistema inmunitario, además de aportar beneficios a órganos como corazón, los pulmones y el riñón. También cuida los huesos, dientes, cabello y uñas entre otros.

Esta vitamina se encuentra en:

  • Hortalizas (de hoja verde), verduras y frutas como el brócol, acelgas, espinacas, coles de Bruselas, pimientos, melones, sandía, mango, etc.
  • Productos lácteos
  • Carnes de vacuno y aves: hígado de vaca o pollo, por ejemplo.
  • Algunos pescados como el bacalao o el salmón
  • Cereales fortificados con vitaminas

Una deficiencia en esta vitamina puede causar retraso en el crecimiento, fatiga, piel seca y frágil, etc.

VITAMINA B

La vitamina B tiene mucha importancia sobre todo a la hora de mantener el metabolismo activo y poder obtener mejor y más rápida energía. De ahí que se recalque la importancia de mantener una dieta equilibrada consumiendo 5 raciones diarias de fruta y verdura.

Ayuda al funcionamiento del sistema nervioso, a tonificar la masa muscular y es muy importante para la salud de la piel, el cabello y los ojos. Pero, ¿Qué vitaminas componen el complejo B?

  • B1 (Tiamina): nutriente que interviene en el metabolismo de los carbohidratos para la obtención de energía. Los principales alimentos que contienen esta vitamina entre otros: cereales integrales, carnes, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y huevo.
  • B2 (Riboflavina): encargada de mantener el funcionamiento del sistema inmunológico. Se encuentra en abundancia en productos como leche, vegetales verdes o arroz.
  • B3 (Niacina) y B5: La vitamina B3 interviene en la obtención de energía, se encarga del mantenimiento del sistema nervioso, ayuda al cuidado cutáneo y estabiliza los niveles de glucosa. Se encuentra sobre todo en el pescado, la carne, huevos y vegetales ricos en almidón. La vitamina B5 es la encargada de que nuestro metabolismo queme más grasa e hidratos de carbono. Algunos de los alimentos que son ricos en esta vitamina son verduras, huevos, pollo, aguacate y lácteos.
  • B6, B7 y B8: La vitamina 6 es la encargada de la correcta producción de glóbulos rojos además de fundamental para aumentar nuestra masa muscular. Las vitaminas B7 y B8 (llamadas Biotina), se encargan de convertir las proteínas, grasas y carbohidratos en energía que el cuerpo utilizará. Se encuentra en productos como el chocolate, los lácteos o la carne de cerdo.
  • B9 Y B12: La vitamina B9 (ácido fólico) es importantísima para prevenir mutaciones en el ADN. Se encuentra en alimentos como los cítricos, las lentejas, las habas o el aguacate. La vitamina B12 se relaciona directamente con el buen funcionamiento del cerebro y el sistema circulatorio.

VITAMINA C

Por todos es conocido el poder antioxidante y la eficacia para reforzar el sistema inmunológico que tiene esta vitamina. Pero, ¿por qué debes incluir esta vitamina en tu dieta?

  • Facilita la absorción del hierro
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Contribuye a la regeneración muscular y de los tejidos.

Además del zumo hay otros alimentos ricos en esta vitamina como el brócoli, las coles de Bruselas, las espinacas o los pimientos.

VITAMINA D

La vitamina D ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio, uno de los principales componentes de nuestros huesos, además de tener un papel importante en el sistema nervioso, muscular e inmunitario.

El cuerpo produce naturalmente esta vitamina con la exposición al sol, pero nunca debemos excedernos ya que entran en juego otras enfermedades de la piel. Algunos alimentos que tienen vitamina D son pescados como el salmón y la caballa, queso, yema de huevos, aunque también se puede obtener vitamina D de otros alimentos a la que se la incluyen como la leche, zumo de naranja, yogures, bebidas con soja etc.

VITAMINA E

La vitamina E es un compuesto antioxidante que ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas y del envejecimiento. Estudios recientes, han señalado que puede servir en la prevención de enfermedades mentales como la demencia o el Alzheimer.

Alimentos como las avellanas, los piñones, las acelgas o un poquito de aceite de girasol son alimentos clave para el aporte de esta vitamina a nuestro organismo.

VITAMINA K

Desempeña funciones importantes en el desarrollo del corazón, desarrollo de los huesos, optimiza los niveles de insulina y ayuda a que se coagule de manera correcta. Esta vitamina se encuentra sobre todo en verduras de hoja verde y en hierbas secas o frescas.

Las vitaminas tienen mucha importancia a la hora de llevar una vida saludable e incluirlas en nuestra dieta diaria es un factor clave para gozar de una buena salud. Cada persona en función de su edad, sexo, antecedentes médicos, familiares y demás tendrá necesidad de una cantidad u otra, siendo incluso necesario en ocasiones suplementos vitamínicos.