Cerdo alimentado con castañas, el sabor de la tradición gallega

Una carne 100% gallega, más veteada, jugosa y sabrosa, con un toque especial que le aporta la castaña. Son las características que definen a la gama selecta de una empresa cárnica gallega, procedente de cerdos alimentados con castañas y que desde su lanzamiento al mercado en el año 2012, ha sido todo un éxito entre los consumidores.

Esta gama selecta es fruto de un proyecto de I+D basado en tres pilares: raza seleccionada para facilitar la infiltración de la grasa, crianza tradicional con el máximo bienestar animal y alimentación a base de castañas, fundamental para lograr el mejor sabor de la carne. La castaña que se destina a la alimentación de los cerdos Selecta procede íntegramente de Galicia. Se recoge en temporada y luego se pela, cuece y congela, con el objetivo de tener disponibilidad para alimentar a los cerdos durante todo el año.

La gama de frescos cuenta con una amplia variedad de productos: solomillo, lomo, presa, secreto, costilla…, que dan un excelente resultado en cualquier preparación, especialmente a la plancha o la parrilla.

Mientras, entre los productos curados de la gama selecta destacan el jamón y el lacón. El primero se cura de modo artesanal durante 18 meses en los secaderos que el grupo empresarial posee en Lugo, donde se reproducen las condiciones de temperatura y humedad en que tradicionalmente se curaban los jamones en las casas gallegas, contribuyendo así a lograr el mejor aroma que, junto a su característico veteado y punto justo de curación, permiten obtener un jamón con un sabor diferente y único en el mercado. De hecho, fue reconocido con el Premio Superior Taste Award que convoca el Instituto Internacional de Sabor y Calidad de Bruselas; así como con la Medalla de Oro del Concurso de Calidad de Jamones de la feria IFFA de Alemania.

Mientras, el lacón de la gama selecta se elabora también de modo tradicional. Su procedencia de cerdos seleccionados y alimentados con castañas que le aportan grasa infiltrada, los hace más jugosos y les da un sabor especial. Por su textura, sabor y excelente resultado en cocina, es ideal para la elaboración de los cocidos típicos de Galicia en otoño e invierno, especialmente en ocasiones como los magostos o los carnavales.

El Corte Inglés apuesta por los huevos camperos en sus menús

A partir de ahora Galicia, y especialmente Ourense, tendrán un protagonismo especial en los menús que a diario se sirven en los restaurantes y cafeterías de El Corte Inglés. Esta misma semana la cooperativa ourensana y la cadena de grandes almacenes han anunciado un acuerdo según el cual los menús elaborados por los cocineros de la gran cadena elaborados con huevo, incorporarán los que proceden de las granjas camperas dela cooperativa. Y para presentar este importante acuerdo y, sobre todo, destacar la versatilidad del producto, que año tras año adquiere un mayor valor culinario, el chef gallego, Pepe Solla,se encargó de hacer un showcooking en el que el protagonista fue este producto tan cotidiano, acompañado de otros dos habituales de la cocina gallega, la zorza y la patata.

Durante los próximos quince días este plato podrá de gustarse en las cafeterías de El Corte Inglés, así que quienes no deseen perder la oportunidad de probar una receta exclusiva, tienen el tiempo contado para hacerlo.Eso sí, la presencia del huevo campero de Coren será a partir de ahora un aliciente en la cartas de la cadena española.

A partir de ahora, todos serán camperos y podrán probarse en diferentes presentaciones, como los huevos de corral con foie, con jamón ibérico,el famoso sándwich Corty, la fórmula chef de la pechuga Villaroy, la ensalada César con huevo poché o los desayunos especiales. Habrá, por lo tanto,distintas alternativas con sabor gallego que estarán a disposición de quienes coman en alguna de las 83 cafeterías, 41 restaurantes o 17 espacios denominados Rincón del Café de los que dispone la red de grandes almacenes, presente en casi todas las provincias del país. Con este acuerdo los huevos camperos de Coren adquieren una dimensión hasta ahora desconocida ya que en estos establecimientos de hostelería se utilizaron el año pasado 2,5 millones de unidades. A partir de ahora, habrá certeza de que todos ellos procederán de gallinas criadas al modo tradicional, con salida a los campos gallegos y alimentación a base de maíz.

Un granjero de Coren logra la medalla Porc d’Or

La explotación ganadera de Manuel Nogueira Vázquez en Maside, perteneciente al Grupo Coren, se hacía en la noche de ayer con uno de los prestigiosos premios Porc d’Or, creados por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) en 1994.

Nogueira Vázquez comenzó a presentarse en 2010 y hasta ahora ha acumulado siete premios, siempre en categoría 1 que es la que se corresponde con granjas de menos de 200 cerdas. En 2010, ganó el premio Porc d’Or de oro por productividad numérica y premio Porc d’Or de plata por tasa de partos. Al año siguiente repitió galardón en productividad numérica y un Porc d’Or de bronce por tasa de partos.

En el 2013, premio Porc d’Or de bronce por productividad numérica y en 2014, logró el premio Porc d’Or de oro por productividad numérica, galardón que repetiría al año siguiente y que revalida en la presente edición.

Otras cuatro granjas de Coren han recibido seis premios en diversas categorías y años, lo que supone un reconocimiento al trabajo bien hecho por parte de los cooperativistas del grupo alimenticio, que aglutina a un amplio grupo de granjas avícolas y ganaderas en toda Galicia.

Estos galardones tienen por objetivo de reconocer el trabajo de aquellas empresas y explotaciones de porcino que, gracias a su profesionalidad y esfuerzo, y a la utilización de las mejores técnicas de producción, son capaces de superar los nuevos retos que continuamente aparecen en el desarrollo de esta actividad, actuando como puntas de lanza del sector porcino español.

Hoy en día, en su XXIII edición, los premios Porc d’Or no solo están consolidados, sino que constituyen todo un referente para las empresas y granjas de porcino españolas, que ven en ellos un reconocimiento a la excelencia en el trabajo.