Noticias

Cómo organizar menú semanal

Cómo organiza tu menú semanal

En febrero ya dedicamos un artículo a cómo organizar el menú semanal. Basándonos en la pirámide nutricional, os hicimos una planificación tipo para las dos comidas principales de los 7 días de la semana. Ahora que se imponen el calor, los viajes, la playa o montaña y el descanso, es un momento ideal para volver a la carga con el menú semanal, con la alimentación saludable y con la buena organización.

Recuerda que planificar bien mejora la nutrición, salud, estado físico, rendimiento y además nos aporta equilibrio y ahorro en la cesta de la compra.

Plantillas para confeccionar el menú semanal

Las plantillas resultan muy útiles para organizar tu alimentación semanal. Si no quieres repetir idénticos platos los mismos días de la semana, un buen truco es utilizar plantillas de nueve o más días, y no las clásicas de siete (de lunes a viernes). Así alternarás, sin repeticiones por día de la semana, grupos de alimentos y recetas.

Del pollo campero a las carnes selectas de COREN

A la hora de asignar platos y alimentos al calendario, ten en cuenta que hay grupos de consumo diario, de consumo semanal -con recomendación de dos o incluso tres raciones por semana- y de consumo ocasional.

Entre los primeros (consumo diario) se encuentran algunos de los productos más representativos del surtido de COREN, como las carnes blancas y los huevos, que puedes repetir en el menú semanal alternándolos por ejemplo con pescado, legumbres, patatas, arroz, pasta y cereales integrales. El pollo campero de COREN, el pavo y la gama Selecta de cerdo alimentado con castañas son piezas únicas e indispensables en un menú semanal variado, saludable y exquisito. También forman parte del grupo de consumo diario las hortalizas (dos o más raciones por día), fruta (tres o más piezas diarias), lácteos, frutos secos y aceite de oliva.

Y entre los alimentos de consumo semanal destacan dos de los buques insignia de COREN, las carnes rojas (Ternera Gallega) y el jamón.

Finalmente, restringe para consumo ocasional dulces, snacks, bollería, mantequilla, salsas, bebidas dulces…

Técnicas de cocina de ahora y de siempre

Como la propuesta de hoy quiere ser práctica y evitar que pases muchas horas cocinando, te recomendamos las técnicas de cocina de ahora y de siempre.

La plancha y parrilla para las carnes, pescados, huevos, patatas y verduras.

La cocción en agua para arroz, pastas, verduras, legumbres, patatas, carnes, pescados y huevos.

La cocción al vapor para carnes blancas, pescados y verduras.

La fritura en aceite de oliva para una gran variedad de alimentos.

El horno para carnes, pescados, pastas, verduras y patatas.

Y como alternativa, el microondas para la mayoría de platos y alimentos.

El horno y la cocción en olla convencional se asocian a un mayor gasto energético, y el microondas y la olla a presión suelen ser los más económicos.

La importancia de la conservación de alimentos

Por el estilo de vida y el ritmo que llevamos, la conservación de los alimentos es un factor clave para programar tu menú semanal. Saber refrigerar, congelar y conservar no solo es la mejor garantía de sabor y de cualidades organolépticas tras la compra, sino también una vez que hemos cocinado platos del menú semanal.

Junto a las técnicas de frío (refrigeración, congelación y ultracongelación) están las de calor (escaldado, pasteurización y esterilización), métodos tradicionales como salazones, ahumados y escabechado y otros más novedosos como la deshidratación, desecación e irradiación. El envasado al vacío es otro interesante recurso.