Noticias

Coren recupera más de 350 hectáreas de campo para sus producciones

La cooperativa defiende el uso de los terrenos para frenar el abandono

El Grupo Coren recuperó más de 350 hectáreas de campo para sus producciones camperas y ecológicas, un dato que convierte a la cooperativa ourensana en “pionera” a nivel nacional en esta iniciativa y la primera en cuanto a volumen de superficio de campo en las cuatro provincias gallegas. “El objetivo prioritario es compatibilizar la producción agroganadera con el máximo respeto al medio ambiente, ya que la protección del entorno constituye un pilar fundamental de nuestra actividad”, destacan desde la cooperativa.

El modelo de producción agroganadera de Coren implica que las producciones se críen con salida al campo y al aire libre. “Esto permite el máximo bienestar de los animales en su crianza y, al mismo tiempo, contribuye a la puesta en valor de los terrenos agrarios, evitando su abandono. Además, se garantiza una adecuada gestión de los recursos a la vez que responde a las normativas actuales, adelantándose en muchos casos a los requisitos exigidos”, dicen sobre desde Coren.

EL GRUPO DESTACA LA “CONTRIBUCIÓN A LA GENERACIÓN DE RIQUEZA EN EL CAMPO GALLEGO Y EL FOMENTO DE PUESTOS DE TRABAJO”

El plan de impulso de estas producciones se suma a los más de 2,5 millones de metros cuadrados de campo vinculados a las producciones camperas, es decir, el pollo de corral y los huevos de gallinas criadas con salida a campo. En cuanto a las producciones ecológicas, calculan que ocupan una superficie de un millón de metros cuadrados. Ambas, repartidas por las cuatro provincias gallegas.

EL POLLO DE CORRAL

Según explican desde la cooperativa ourensana, el pollo de corral se cría en condiciones de máximo bienestar y con salida al aire libre en los campos gallegos, en los que dispone de una superficie mínima de un metro cuadrado por ave. Además, recibe una alimentación totalmente vegetal, a base de maíz.

Por otra parte, los huevos camperos salen de gallinas ponedoras que se crían en libertad y con salida al campo, con una superficie mínima de cuatro metros cuadrados por ave. Su alimentación también es a base de maíz.

PRODUCCIONES ECOLÓGICAS

Tanto las de pollo como de huevos proceden de animales con salida libre a los campos, con una superficie mínima de cuatro metros cuadrados por ave. En esta ocasión, la alimentación es a base de cereales procedentes de agricultura ecológica certificada.

Según explican desde Coren, tanto en el pollo de corral, como en las gallinas ponedoras y las producciones ecológicas, todas las crianzas con salida a campo, “unidas al máximo cuidado por los granjeros de la cooperativa”, permiten que los animales dispongan del máximo bienestar, “compatibilizando la actividad agroganadera con el cuidado del entorno y evitando el abandono de los campos gallegos”.

Desde Coren también destacan la “contribución a la generación de riqueza en el campo gallego, fomentando la creación de puestos de trabajo y evitando la despoblación que sufren muchas áreas rurales de Galicia”.